Esta mañana me preguntó cierta persona por la calle: oye Emilio, ¿y a ti como te dio por componer?. Es curioso, es una pregunta que a menudo me hacen, pero que siempre me arranca una sonrisa de la cara al recordar como tomé esta decisión.

Pues bien, la novena sinfonía de Beethoven es la “culpable”. Yo cursaba, si mi mente no me falla, 4º de la ESO, bien es cierto que yo por entonces ya había tomado cierto contacto con la música a través de la banda en la que yo tocaba por entonces, “La Madrugá” de Villa amor inmortal.jpgdel Río (Córdoba), pero nunca imaginé que esto me apasionaría tanto hasta el punto de entregarme por entero a la música. Mi profesor de música de entonces, D. Juan Antonio, tomó una decisión que cambió mi vida para siempre, con el fin de hacernos la clase un poquito más amena, nos puso la película “Amor Inmortal”, dirigida por Bernard Rose, y con
Gary Oldman interpretando el papel de Beethoven, película de sobra conocida por el público, especialmente por los que nos dedicamos a esto. Pues bien aunque la película no sea cien por cien fiel a la realidad del compositor, me impacto de tal manera el fragmento
de la novena sinfonía que podemos escuchar en el film, que… ¡Dios!, cuando lo escuche dije: ¡Yo quiero ser compositor!.

¿Quién podrá estar a la altura de Beethoven? saber que lo compuso totalmente sordo, y en beethovenmedio de una depresión…, cuando componemos alguna pieza, sea del género que sea, no podemos evitar dejar plasmado nuestro estado anímico en el pentagrama en blanco, el hizo algo para mi imposible de lograr, no plasmó su estado de ánimo, ¡plasmó como le gustaría sentirse!, “las espinas de la vida le hirieron profundamente, por lo que se aferró a su arte”, “vivió solo, porque no encontró a nadie como él, así fue, así murió, y así vivirá para siempre”. 

Desde luego a nadie deja indiferente este compositor, y mi pregunta es, ¿cuántas más personas a parte de mí han abrazado la música y la vida gracias a la novena sinfonía?

Gracias maestro por dejarnos tu legado, gracias por enseñarnos como es la auténtica música, a ti te debo donde estoy hoy, gracias de corazón, Ludwig Van Beethoven, el hombre que alcanzó y superó la fama inmortal de Häendel y Bach, Haydn y Mozart.

Así “vivirás para siempre”

Aqui os dejo un enlace a YouTube de un video del 4º movimiento de la Novena Sinfonía, con Leonard Bernstein a la batuta, ¡espero que os guste no tiene desperdicio!

https://youtu.be/t4N5-OALObk